Cargando

Escribe para buscar

Todd Haynes presenta “El museo de las maravillas”, adaptación de la novela Maravillas (Wonderstruck, 2011) de Brian Selznick con Julianne Moore al frente.

Wonderstruck. El museo de las maravillas
2017 © Amazon Studios
Título original Wonderstruck
Año 2017
Duración 120 min.
País Estados Unidos
Director Todd Haynes
Guión Brian Selznick (Novela: Brian Selznick)
Reparto Oakes Fegley,
Julianne Moore,
Michelle Williams,
Cory Michael Smith,
Amy Hargreaves,
Marko Caka,
James Urbaniak,
Hays Wellford,
Morgan Turner,
Jaden Michael,
Ekaterina Samsonov,
Raul Torres,
Millicent Simmonds,
John P. McGinty,
Mark A. Keeton
Productora Amazon Studios / Killer Films
Género Drama

Expectativas

La pudimos ver en la sección Perlas del festival de San Sebastian. No he visto anteriores trabajos de este director, aunque solo se escuchan cosas buenas de su trabajo. Sin embargo si vi la adaptación de la novela de Brian Selznick, ”La invención de Hugo Cabret”, “Hugo”, de Martin Scorsese.

“El museo de las maravillas” adapta una novela, escrita e ilustrada por Selznick, que también se encarga de adaptar el guion. Espero que tenga un mundo colorido y un gran tratamiento de los personajes infantiles.

Análisis

En 1927, Rose (Millicent Simmonds), una niña sorda que sufre un estricto control por parte de su padre, algo típico para un niño sordo en su época, huye de su casa en Nueva Jersey para ir a Manhattan, con la esperanza de encontrar a alguien muy importante para ella, la actriz llamada Lillian Mayhew (Julianne Moore).

Cincuenta años más tarde, Ben (Oakes Fegley), niño de Minnessotta, queda sordo por causa de un extraño accidente que ocurre poco después de la muerte de su madre Elaine (Michelle Williams). Ordenando los objetos de su difunta madre, encuentra una pista sobre su desconocido padre: un libro de recuerdos de la ciudad de Nueva York. Se sube a un autobús, a escondidas de su desdichada tía, para ir a Manhattan.

Para ambos, su incapacidad para oír y comunicarse hace que su búsqueda en la gran ciudad sea algo peligrosa. Ambos terminan resguardándose en el Museo Americano de Historia Natural, donde ambos encontraran alguien que les ayude a responder sus preguntas.

Wonderstruck. El museo de las maravillas
2017 © Amazon Studios

El desarrollo de la historia es ciertamente ambicioso, ya que la narrativa salta de un lado a otro entre dos historias, entre 1927 y 1977, con diferentes elementos y resultados.

Se ve la intención de que empaticemos con los protagonistas de ambas líneas temporales, y a pesar de la gran acumulación de momentos de drama vividos por los personajes, en última instancia tanta reiteración no consigue su propósito.

En los dos casos, la inmersiva y detallista ambientación son mucho más convincentes que las historias demasiado simplistas de los niños. Haynes recrea dos visiones extremadamente diferentes del ajetreo y el bullicio de Nueva York con asombrosos y vívidos detalles.

Cada sección juega como una película que podría haber salido en sus respectivas épocas. La historia de 1927 se cuenta en blanco y negro granulado, sin diálogo, como un reflejo de la realidad de Rose, utilizando la música, muy cargante, por cierto, como elemento narrativo.

Wonderstruck. El museo de las maravillas
2017 © Amazon Studios

Mientras tanto, 1977 está saturado de naranjas y verdes y con música disco de fondo. Mención al uso de “Space Oddity”, canción que se está usando bastante desde la muerte de Bowie.

En el reparto destaca Millicent Simmonds, actriz sordomuda como su personaje, que consigue una interpretación sorprendentemente expresiva.

Poco más se puede destacar aquí, la pareja de niños de los 70, Oakes Fegley y Jaden Michael, me resultaron muy cargantes y poco creíbles, sobre todo el segundo.

El papel de Julianne Moore no está mal, pero es bastante corto, y lo de Michelle Williams se podría decir que es poco más que un cameo.

Conclusiones

Este “Museo de las maravillas” es una película dulce y de estética muy cuidada, con mucha atención al detalle, que se enreda en una agotadora estructura de ida y vuelta entre las dos líneas temporales.

El clímax que se va construyendo durante la trama no cumple, ya que los secretos asociados al mismo se van haciendo cada vez más obvios.

Para mi, se queda como opción para ver en la tele un domingo por la tarde.

Lo Mejor
  • El homenaje al cine mudo.
Lo Peor
  • El tono demasiado infantil.
Tags:

Deja un comentario