Cargando

Escribe para buscar

Compratir

Fiel a su título ‘Life and Nothing More’ no ofrece mucho más que un extracto de vida de una familia afroamericana en Florida.

La vida y nada más
2017 © Aquí y Allí Films
Título original La vida y nada más (Life & Nothing More)
Año 2017
Duración 114 min.
País España
Director Antonio Méndez Esparza
Guión Antonio Méndez Esparza
Reparto Andrew Bleechington, Regina Williams, Robert Williams, Ry’nesia Chambers
Productora Aquí y Allí Films
Género Drama

Expectativas

El título de la película me sugería humildad, pocas pretensiones y una historia dirigida al corazón. El cartel de la película y el tráiler parecían apuntar a lo mismo.

Análisis

Nos encontramos al norte de Florida, Regina, madre soltera y Andrew, su hijo de 14 años, son los protagonistas de ‘La vida y nada más’ (‘Life and Nothing More’), película de Antonio Méndez Esparza, quien nos cuenta, a través de su mirada, las dificultades de la comunidad afroamericana en USA. Regina (Regina Williams) y Andrew (Andrew Bleechington) viven en un barrio marginal rodeado de delincuencia sin un atisbo de esperanza.

Méndez Esparza nos cuenta literalmente el día a día de los protagonistas. Por un lado Regina, que además de a Andrew también tiene una hija de tres años (Ry’nesia Chambers) a la que cuidar, se las arregla para sacar a la familia adelante trabajando largas horas en un restaurante de comida rápida. Mientras tanto Andrew se enfrenta a su vida en el colegio con desdén y resistencia mientras trata de luchar contra los demonios de un padre convicto y una madre llena de furia. Podemos sentir como el conflicto interno de Andrew, propio de su edad, se manifiesta a través de violencia constante contra su madre, un toma y daca de gritos y faltas que lleva a ambos a vivir una rutina de tensión y desesperación.

La vida y nada más
2017 © Aquí y Allí Films

Gran parte del conflicto de Regina gira entorno a los hombres, tras el desencanto con su ex-marido, vive en una resistencia constante a ser herida, a los cambios, a dejar entrar a personas nuevas en su vida que puedan desestabilizar aún más su caótica realidad. Así, cuando Robert (Robert Williams) aparece en su vida ella se niega a darle ninguna posibilidad, no es hasta que la coraza tras las que se esconde Regina empieza a caer que Robert consigue entrar en su vida. Entre los fantasmas de ambos hay espacio para algunos momentos dulces pero la lucha por el mando no termina de cesar.

Así se desarrolla la película, de conflicto en conflicto hasta convertirse en una espiral de despropósitos que nos llevan a una lección de vida: solo unidos podemos superar las adversidades.

La vida y nada más
2017 © Aquí y Allí Films

Lo mejor de la cinta es la forma en la que está rodada, da al espectador esa sensación de estar observando todo lo que pasa pero a una distancia muy respetuosa, como de documental, con una fotografía unos planos cuidados.

A esto ayuda la improvisación guiada de actores que incluso usan su propio nombre. Esto abre cierto debate sobre cuánto hay de cada actor en sus personajes, qué es realidad y qué es ficción. Aunque siempre haya parte del actor en su interpretación, al usar su propio nombre pienso que es más difícil disociarse del personaje.

Conclusiones

‘La vida y nada más’ como su nombre indica es simplemente eso, una historia de vida, y, tal y como ocurre fuera de la gran pantalla, hay vidas que la mayor parte del tiempo son repetitivas y aburridas. Este aspecto se plasma perfectamente en la película, da la sensación de todo ocurriera en tiempo real a pesar del uso de elipsis, y al final, consigue que el espectador pierda todo interés en la historia.

Lo Mejor
  • La interpretación de Regina.
  • La fotografía.
Lo Peor
  • La historia tan manida.
  • El ritmo.
Tags

Deja un comentario