Cargando

Escribe para buscar

“En Cuerpo y Alma” – Crítica

Compratir

Una historia de amor nada convencional entre lo desgarrador y lo naive en un marco tierno y salvaje. Un film de contrastes por Ildikó Enyedi con un merecido Oso de Oro en Berlín.

En Cuerpo y Alma
2017 © Inforg-M&M Film Kft
Título original A teströl és a lélekröl (On Body and Soul)
Año 2017
Duración 116 min.
País Hungría
Director Ildikó Enyedi
Guión Ildikó Enyedi
Reparto Morcsányi Géza, Alexandra Borbély, Ervin Nagy, Pál Mácsai, Júlia Nyakó, Tamás Jordán, Gusztáv Molnár, István Kolos, Annamária Fodor, Itala Békés, Vince Zrínyi Gál, Attila Fritz, Zoltán Schneider, Réka Tenki, Rozi Székely, István Dankó
Productora Inforg-M&M Film Kft
Género Drama, Romance, Comedia

Expectativas

No conocía ningún trabajo anterior de Ildikó Enyedi pero en cuanto vi el tráiler y supe de qué trataba entró en el top de favoritas de la sección ‘Perlas’ del Zinemaldi, con una premisa tan interesante no quería perdérmela por nada del mundo. Aún así no tenía expectativas muy altas, procuro no hacer demasiadas cábalas sobre cómo va a ser una película para ir lo más en blanco posible y dejarme llevar por la experiencia tal cual, sin adulterarla con mis creencias o emociones.

On body and soul (Teströl és lélekröl) cumplió mis expectativas totalmente, salí con muy buena sensación de la proyección.

Análisis

Mária (Alexandra Borbély) es una de esas personas con capacidades nulas para las relaciones humanas, es silenciosa, estricta y muy cuadriculada, rozando el autismo. No entiende de convencionalismos sociales y se limita a hacer su trabajo con gran precisión, control de calidad en un matadero de Budapest. Endre (Géza Morcsányi), director del matadero, con un brazo incapacitado y una actitud desesperanzadora ante la vida, se mueve entre el patetismo y la indiferencia ante los acontecimientos tratando de ocultar sus verdaderos sentimientos y deseos, no siempre con éxito. Ambos comparten una vida solitaria que ha hecho mella en su ser. Pero no es lo único que comparten, un día descubren que comparten los mismos sueños, cada noche se convierten en ciervos.

En Cuerpo y Alma
2017 © Inforg-M&M Film Kft

El escenario brutal del matadero choca con la sutileza del paisaje nevado en el que se desarrollan los sueños, y así Enyedi nos mantiene entre lo real y lo ficticio, entre el cuerpo y el alma. Es aquí donde los protagonistas parecen haberse perdido, desconectados de su alma humana, pero donde está realmente lo sustancioso de la trama, reencontrarse con el alma a través del cuerpo, de un cuerpo que teme el contacto físico y de un cuerpo con una incapacidad.

Me llega mucho la lucha interna de Mária por tratar de rebasar sus límites porque, al fin y al cabo, todos tenemos nuestras grandes luchas con nosotros mismos aunque no queden tan expuestas. Por otro lado, Endre, también se esfuerza por dejar de lado su patetismo para empezar a aceptar que la vida le ofrece la oportunidad de vivir algo bonito. Para ambos es el momento de abrirse al amor y entender que todo el mundo merece ser amado.

En Cuerpo y Alma
2017 © Inforg-M&M Film Kft

Alrededor de esta extraña historia de amor suceden diferentes acontecimientos que aportan cohesión a la historia y en los que ocurre la mayor parte de los toques de humor. Algunas de las historias paralelas sobran completamente y es en lo que falla la película porque no aportan mucho, aunque entiendo que están para acentuar la sensación de rutina y tono decadente del film.

Alexandra Borbély es la verdadera estrella en escena, su interpretación destaca sobre todas las demás. Géza Morcsányi consigue transmitir las emociones de su personaje pero al no ser un personaje tan peculiar no tiene tanto margen de juego, eso sí, si me dicen que tiene el brazo paralizado en la vida real, me lo creo. El resto del elenco está correcto en sus papeles.

Punto a favor para esos tonos pastel de la fotografía y mención especial para las escenas de los ciervos porque son verdaderamente preciosas. Me pregunto si son previas al film o las rodaron con algún adiestrador. Curioso, curioso.

Conclusiones

La historia, tan salvaje y tan dulce a la vez, te atrapa completamente por la profundidad de las emociones, los toques de humor inesperados y esos mágicos momentos en una rutina desoladora. Aún sin haber visto el resto de las nominadas al Oso de Oro de Berlín me parece un premio merecido. Aunque es cierto que le falta un poquito más de fuerza, creer aún más en sus personajes y restar atención a secundarios para prestar más atención a los protagonistas.

Lo Mejor
  • Alexandra Borbély.
  • Las escenas oníricas.
Lo Peor
  • La sub-trama policial

Deja un comentario