Cargando

Escribe para buscar

Trás “Intocable” y “Samba” Olivier Nakache y Eric Toledano nos traen “C’est la vie” (La sens de la fête), una comedia algo fallida pero con un momento tan desternillante que agradecerás haberla visto.

C'est la vie
2017 © Gaumont
Título original Le sens de la fête
Año 2017
Duración 115 min.
País Francia
Director Olivier Nakache, Eric Toledano
Guión Olivier Nakache, Eric Toledano
Reparto Jean-Pierre Bacri,
Vincent Macaigne,
Kévin Azaïs,
Suzanne Clément,
Gilles Lellouche,
Judith Chemla,
Jean-Paul Rouve
Productora Gaumont / Quad Productions
Género Comedia

Expectativas

Zinemaldi, Sección Oficial, hay que verla. No es que tuviera muchas ganas porque el trailer me recordó peligrosamente a “Qu’est-ce qu’on a fait au Bon Dieu?” (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?), peli que me decepcionó bastante. En el trailer me pareció que podía ser muy divertida pero al final… nada de nada.

No recordaba que ‘C’est la vie’ era de los directores de la grandiosa “Intocable” y menos mal, porque eso hubiera subido las expectativas y desde luego, al film, no le conviene mucho.

Análisis

Jean-Pierre Bacri (Max Angély) es un organizador de bodas con más de 30 años de experiencia, demasiados para su gusto. Una complicada situación amorosa, un equipo un tanto peculiar y un cliente irritante, con estos elementos tiene Max intenta, entre bandazos, sacar adelante la boda de Pierre (Benjamin Lavernhe) y Héléna (Judith Chemla).

El montaje de la película es simple, totalmente lineal, los hechos se suceden unos detrás de otros con elipsis temporales, sin flash-backs (excepto unos minutos al principio de la película), ni fast-fowards, no es una trama complicada, ni lo pretende. Simplemente se narran los acontecimientos del día de la boda, los cuales son, ciertamente, desafortunados.

C'est la vie
2017 © Gaumont

Con un DJ egocéntrico que no acata órdenes, un fotógrafo desmotivado y desastroso acompañado de su joven ayudante, una coordinadora con poca paciencia, un nuevo camarero sin ninguna experiencia y un novio (el cliente) que no deja de atosigar con los últimos detalles, todo está abocado al fracaso. Esta película trata de líos y enredos, entre gags e historietas románticas, pero ¡cuidado! A pesar de ser bastante simple y resultar bastante predecible el 90% de las veces, el 10% restante consta de uno de los momentos más grandes en cuanto a comedia se refiere. No había oído reírse tanto a la gente de una sala desde aquella, mítica ya, escena de ‘Toni Erdmann’. Aún me río cuando la recuerdo, es grandiosa, merece la pena toda la película solo por ese momento.

C'est la vie
2017 © Gaumont

Por lo demás, el cast está muy bien, Jean-Pierre Bacri (Max) y Jean-Paul Rouve (Guy) en el top junto con Suzanne Clément (Josiane), que aunque no tiene mucho margen de juego está, como siempre, estupenda. Dolan nos hizo amarla, ya no hay vuelta atrás.

Conclusiones

Si lo que buscas es una sucesión de disparates que te hagan reír sin parar, esta no es tu peli, sin embargo, si eres de los que creen que hay películas que merecen la pena ver aunque solo sea por una escena, esta es tu película.

Lo Mejor
  • Una escena en el top de la diversión.
  • El momento Tinder.
Lo Peor
  • Lo previsible que es.
  • El discurso del novio.
Tags:

Deja un comentario