Cargando

Escribe para buscar

Luca Guadagnino presenta “Call Me by Your Name”, drama romántico sobre el despertar sexual de una pareja de jóvenes que ha generado muchas nominaciones en la temporada de premios.

Call Me by Your Name
2017 © Sony Pictures Classics
Título original Call Me by Your Name
Año 2017
Duración 130 min.
País Italia
Director Luca Guadagnino
Guión James Ivory, Luca Guadagnino(Novela: André Aciman)
Reparto Timothée Chalamet,
Armie Hammer,
Michael Stuhlbarg,
Amira Casar,
Esther Garrel,
Victoire Du Bois
Productora Frenesy Film Company / RT Features / La Cinéfacture / Sony Pictures Classics
Género Romance, Drama

Expectativas

Adaptación de la novela homónima de Andre Aciman por parte del escritor James Ivory y el propio director de la película.
Viene alabada por la crítica y con nominaciones a todo en todas partes, espero que no sea producto del éxito de “Moonlight”, película que me encanto y con la que comparte bastantes cosas.
Veamos si cumple.

Análisis

Elio (Timothee Chalamet), de 17 años de edad, pasa el verano en la villa de su familia en el norte de Italia con sus padres: su padre (Michael Stuhlbarg), un apreciado profesor de cultura clásica, y su madre (Amira Casar), traductora y amable anfitriona. Un estudiante de doctorado americano llamado Oliver (Armie Hammer) llega para cubrir el puesto de ayudante que ofrece el padre de Elio dentro de una beca de investigación de seis semanas.

Elio es un adolescente con talento e ingenio, lo que le da un aire de madurez y le hace parecer mayor. Pero por debajo de la bravuconería que le dan sus virtudes, a veces aparece el niño desconcertado y tímido que realmente es. Oliver es todo lo que Elio no es, o al menos eso parece. Alto, arquetípicamente atractivo y extremadamente seguro de sí mismo.

La forma en que Elio y Oliver se acercan y evitan a partes iguales, “utilizando” sus ligoteos con mujeres del pueblo como fachada el uno frente al otro y frente a ellos mismos también. Tampoco es que hablen demasiado, haciendo que los sentimientos que tienen el uno por el otro apenas tengan hueco para aflorar.

Tardan tanto tiempo en concentrarse en su deseo compartido, que el final del verano se les viene encima.

Call Me by Your Name
2017 © Sony Pictures Classics

Toda la película es una reflexión sobre la experiencia de vivir dentro del armario en los años 80, y sin embargo, no tiene ningún elemento de juicio moral, carece del componente de vergüenza y lucha social que si tienen otros dramas de temática gay.

“Call me by your name” es, sin lugar a dudas, una historia de amor y sin embargo, el peso de esta historia puede que no sea el romance en sí mismo, sino la sensación que se percibe de que no puede durar, la melancolía lo tiñe todo. Y así, cuando Elio y Oliver finalmente se atreven a sincerarse, el momento y las emociones se sienten auténticas y justificadas.

Hay una clara atención al detalle en el apartado visual, una exuberancia en el escenario, pero con toques de normalidad para que no resulte desagradable. Todo el metraje se ha rodado con una sola cámara de 35mm, lo que generará una calidad cercana, lejos de la ultra definición actual, que realza las sensaciones que viven los personajes.

No solo de la imagen se vale el director, la música juega un importante papel tanto en el desarrollo de la historia como a la hora de ser un ingrediente más en esa acentuación de la que hablábamos antes.

Destacan las piezas salidas del piano de Elio, pero sobre todo las canciones originales creadas por Sufjan Stevens. “Mystery of love” es muy pegadiza y ha ganado una nominación al Oscar, y “Visions of Gideon” que suena mientras vemos el ultimo (y mejor) plano de la película.

Call Me by Your Name
2017 © Sony Pictures Classics

Esta historia no hubiese llegado a ninguna parte si la química entre Chalamet y Hammer no fuese tan profunda, a pesar de que sus personajes son inicialmente contrarios el uno hacia el otro. Flirtean tratando de superarse unos a otros con el conocimiento de la literatura o la música clásica, pero mucho antes de tener contacto físico, su conexión eléctrica es inconfundible.

Uno de los elementos de la interpretación de Chalamet es la forma en la que hace la transición sin esfuerzo entre hablar en inglés, italiano y francés, dependiendo de con quién esté Elio en ese momento. Esto es destacable sin duda, pero el hecho de que consiga transmitir su situación, hasta el punto de hacerte pasarlo mal, es sin duda la clave para conseguir esa la nominación a un Oscar que probablemente no va a ganar.

El Oliver de Armie Hammer se encuentra en un delicado equilibrio entre el fanfarroneo del personaje y su vulnerabilidad a medida que se entrega al romance. Tiene ese aire de suficiencia y chulería americana, recordándome al personaje de Jon Hamm en “Mad Men”.

Estos dos llevan claramente el peso de toda la trama y por ello están siendo aclamados esta temporada, pero el monólogo final del padre de Elio, el siempre excelente Stuhlbarg, es lo que hace que todo el devenir romántico valga la pena. Es un monologo conceptualmente simple pero perfectamente calibrado en una película llena de ellos, y es uno de esos que será recordado en años venideros.

Conclusiones

“Call me by your name” es una historia de amor, que toca evidentemente y de manera directa la homosexualidad, pero no hace de esto el centro alrededor de lo que gira esta historia. La manera tan natural y sutil hace que nos olvidemos de esto y nos centremos en todo acerca de las sensaciones del descubrimiento erótico y emocional.

Quizá no he conseguido ver la obra maestra que otros ven en ella, pero sin duda es una muy buena película que recomiendo.

Lo Mejor
  • Chalamet.
  • El monologo final.
Lo Peor
  • La escena del melocotón.
Tags:

Deja un comentario