Cargando

Escribe para buscar

David Lowery presenta “A Ghost Story”, historia sobre fantasmas como su propio nombre indica, pero muy distinta a lo que esperas.

A Ghost Story
2017 © Ideaman Studios
Título original A Ghost Story
Año 2017
Duración 87 min.
País Estados Unidos
Director David Lowery
Guión David Lowery
Reparto Rooney Mara, Casey Affleck, Will Oldham, Liz Franke, Sonia Acevedo
Productora Ideaman Studios / Sailor Bear / Zero Trans Fat Productions
Género Drama, Sobrenatural

Expectativas

Primera película de Casey Affleck después de ganar el Oscar al mejor actor por “Manchester frente al mar” y además con buenas críticas. Promete tratar el tema de las casas encantadas de un forma diferente, lo que me resulta muy interesante.

Análisis

Una pareja de jóvenes (Casey Affleck y Rooney Mara), viven en una casa sencilla y en un vecindario semi-rural. Ruidos extraños e inexplicables y luces espeluznantes los despiertan una noche. A los pocos días, el muere en un accidente de coche y vuelve como un fantasma a la casa en la que vivía con su mujer.
Esta versión incorpórea del personaje de Affleck, contenida únicamente por una sábana, quedará anclada para siempre en la casa que fue su última morada.

A Ghost Story
2017 © Ideaman Studios

A partir de aquí, ya casi no hay diálogo para darnos pistas, dejando todo libre a la interpretación del espectador. Esta fórmula se toma una pausa para introducir a un tipo (Will Oldham) que no se calla, hablando de cómo la vida y el arte son inútiles, a pesar de la urgencia humana de crear algo para “asegurarnos de que sigues aquí después de que te hayas ido”, secuencia que se hace eterna.

El resto del elenco, lo poco que aparecen lo solventan bien, quizás Affleck está haciendo un poco de sí mismo otra vez.

A Ghost Story
2017 © Ideaman Studios

Sin embargo, su principal protagonista es su aspecto. Aquí el director saca petroleo de cada dolar.
Los planos de la sabana agujereada cuentan mucho más que los diálogos, algo que solo consigue si logras tomarte en serio lo que podría ser un niño disfrazado para pedir caramelos en Halloween.

En pantalla, la imagen está encajada en un cuadrado con esquinas redondeadas, tomado prestado el formato en el que se grababan las primeras películas de cine mudo(guiño, guiño).
Las tomas son largas y estáticas, sosteniendo el tiempo suficiente para generar incomodidad. El director tiene buena mano de cómo usar lo que está y lo que no en el marco para crear suspense.

La canción principal está entrando en las quinielas de los Oscar, es original aunque a mi no me ha gustado mucho. El resto de la banda sonora ayuda a crear las sensaciones de las que hablábamos en el apartado visual.

Conclusiones

David Lowery es un realizador de que intenta forjarse una reputación como estilista visual y esta película es un claro ejemplo de ello. Aunque su intención no es solo ser un envoltorio bonito, sino que nos afecte en un nivel más profundo que haga que valga la pena.
Me hubiese gustado entender más el mensaje, que a mi entender está demasiado velado afectando negativamente a mi valoración de la película. Es de las que no te dejarán en estado “meh”, mejor ver.

Lo Mejor
  • Lo mucho que consigue con pocos medios.
  • Dura 90 minutos.
Lo Peor
  • El pesado de la fiesta.
  • Resulta muy confusa.
Tags:

Deja un comentario