Cargando

Escribe para buscar

Fiestas, asambleas, drogas, sexo, manifestaciones, lucha y mucho diálogo acalorado. Repite esto 100 veces y tienes “120 pulsaciones por minuto”, film de Robin Campillo, un intento por acercarnos al drama del sida en los años 90 pero que termina consiguiendo lo contrario.

120 pulsaciones por minuto
2017 ©
Título original 120 battements par minute
Año 2017
Duración 143 min.
País Francia
Director Robin Campillo
Guión Robin Campillo, Philippe Mangeot
Reparto Nahuel Pérez Biscayart,
Adèle Haenel,
Yves Heck,
Arnaud Valois,
Emmanuel Ménard,
Antoine Reinartz,
François Rabette
Productora Les Films de Pierre
Género Drama

Expectativas

Una vez más en la sección Perlas del Zinemaldi, se nota que es una sección que nos gusta especialmente y es que es una sección muy, muy interesante. Además, junto con Sección Oficial es una sección que procuramos ver completa. Así pues, la fuimos a ver, sabiendo poco más que la sinopsis y su cartel alegre.

Análisis

“120 battements par minute” está dirigida por Robin Campillo director de “Eastern Boys” y “Les Revenants”. Protagonizada por un enorme Nahuel Pérez Biscayart (Sean Dalmazo) a quién conocí en “Todos están muertos” de Beatriz Sanchís, hablando un perfecto castellano por cierto.

Ya me sorprendió en su momento que él fuera argentino porque no se notaba para nada su acento en “Todos están Muertos”, pero aún más fue el impacto cuando le vi en “120 pulsaciones por minuto” ya que habla francés a la perfección. Para la próxima estoy preparada, ahora ya sé que además de francés y español, habla inglés e italiano.

Pude verle días más tarde además de pasando a mi lado en la parte vieja de San Sebastián, en “Au revoir là-haut” (Nos vemos allá arriba) en un papel aún más interesante e interpretado con muy buen gusto, pero ya hablaremos de ello en su propia crítica. En “120 pulsaciones por minuto” Nahuel realiza, sin ninguna duda, la mejor interpretación de la película. Un gran actor al que merece la pena seguirle la pista.

120 pulsaciones por minuto
2017 © Les Films de Pierre

Adèle Haenel (Sophie), a quién conocí en “L’Apollonide (Souvenirs de la maison close)”, está correcta en su papel pero quizá porque no me gusta el personaje que interpreta no puedo otorgarle mayor reconocimiento. Algo parecido pasa con Antoine Reinartz (Thibault), su personaje es, cuanto menos, detestable. Arnaud Valois (Nathan) representa bien su papel y el resto del cast no está mal, aunque tiene sus altibajos, se ven actuaciones de todo tipo.

Nos encontramos a finales de los 90, el sida se propaga entre la comunidad gay matando a un gran porcentaje de personas. Mientras tanto, el Gobierno y las farmacéuticas parece que no están interesados en apoyar la causa y prefieren mirar hacia otro lado. Para luchar contra esta situación nace Act Up Paris, un grupo de activistas que se dedican a estudiar en la universidad por la mañana, reunirse en asamblea y manifestarse por la tarde y salir de fiesta por la noche. Este bucle es el grueso de la película, se repite una y otra vez, tanto que acaba con la paciencia de cualquiera. Aunque entiendo que es el recurso que utiliza el director para hacernos sentir la desesperación de los personajes que, a pesar de todos sus esfuerzos, no consiguen su propósito y no les queda más remedio que intentar ganar tiempo mientras lidian con la muerte de sus amigos esperando no ser los siguientes.

Por supuesto, la trama incluye líos amorosos, drogas, acciones violentas contra el Gobierno y las farmacéuticas y mucho, mucho drama. Se trata de una película en la que no paran de hablar, de gritar y de discutir. Sobre todo, en las asambleas, en las que el mayor reto es llegar a un acuerdo sobre la manera más eficaz de actuar, discusiones que se repiten hasta el hastío.

120 pulsaciones por minuto
2017 © Les Films de Pierre

“120 pulsaciones por minuto” es la historia de Robin Campillo, un film autobiográfico, ya que el director fue miembro Act Up Paris en su juventud. Hecho que él dice, cambió su vida, dejando de ser una víctima. Sin embargo, él mismo comenta como le parece hipócrita que en Cannes todo el mundo “(…) se esforzaba por dejar claro lo mucho que apoyaban Act Up, como si todos quisieran demostrar su implicación con la causa. Como si todos los franceses hubieran estado en Act Up del mismo modo que todos los franceses habían estado en la Resistencia en la segunda guerra mundial. Mentira. En su día se nos despreciaba y se nos llamaba “maricones de mierda” en las calles. (…)” . Una declaración con cierto tono victimista en mi opinión.

Ese sentimiento también se refleja en la película tendiendo demasiado al dramatismo, poniendo en evidencia que la fuerza de la lucha se disipaba muchas veces al intentar dialogar a través de la violencia y el orgullo, a través de exigencias más que peticiones. Si bien es cierto que era una época difícil y que carecían del apoyo necesario para combatir la situación me parece que la verdadera falta era el apoyo mutuo, internamente, ¿cómo luchar contra lo externo si no hay equilibrio dentro? La lucha contra las instituciones era equiparable a la lucha en las asambleas y en vez de actuar como una unión cada acción activista terminaba en tensiones en el grupo.

Se trata de un tema sin duda interesante pero algo manido ya, es hora de avanzar, entiendo el propósito personal del director pero no considero este film tan relevante como he leído en algunos medios y como quedó reconocido con el Gran Premio del Jurado de Cannes y un par más en Nueva York y Los Ángeles.

Conclusiones

“120 pulsaciones por minuto” es un film repetitivo y cansino, 2 horas y media que podrían haberse reducido a hora y media sin problema, con un tema interesante aunque trillado y una trama que no termina de convencerme.

Mucho bla, bla, bla, mucha fiesta y acciones violentas, pero unos personajes y unas situaciones que al final terminan haciéndote sentir rechazo por todo el asunto. Quizá solo los que han vivido experiencias así entienden esos comportamientos, pero yo no consigo empatizar del todo.

Lo Mejor
  • Nahuel Pérez Biscayart.
Lo Peor
  • El personaje Thibault.
  • Lo repetitivo que es el film.
Tags:

Deja un comentario